Arqueología Forense

Los trabajos en el que fuera el Cuartel de la BRIPAC de Alcalá de Henares (Acuartelamiento Primo de Rivera – APR), se realizaron al amparo de un auxilio judicial solicitado por el Juzgado Togado Militar Territorial nº 11. Ésto supuso que dicha pericial fuera la primera aplicación del procedimiento arqueológico de la LEY 52/2007, La Ley de Memoria Histórica, y al localizarse en un espacio no trasferido fuera el Ministerio de Cultura el responsable de las tramitaciones.

Discurso

Queda clara la existencia de 7 cuerpos esqueletizados, 6 varones y una mujer. El hecho de la aparición de una mujer en el registro queda confirmada con la apreciaron que los miembros de la UOPJ hacen en el oficio de remisión de 21 de febrero de 2008.

De los datos forenses, de aplicación en nuestro estudio, tenemos la constatación de ejecuciones con únicos disparos en la cabeza así como los rangos de edad que empiezan con un sudadulto varón. La mujer joven, sin terminar de suturar los huesos craneales, podría estar en torno a los 25 años. El resto siguen el rango adulto sin mostrar vejez ningún cuerpo.

De los trabajos arqueológicos realizados se concluye la inexistencia de más restos humanos en esta fosa.

De lo que podemos interpretar después de la actuación realizada es la existencia de una gran heterogeneidad de los datos, ofreciéndonos referencias claras de dos grupos dispares de ajusticiados, por un lado varones (GRUPO A) que han ingresado, hasta un total de cuatro o cinco, en campo de concentración o presidio que no mantienen vestimenta de calle y portan en el momento del óbito una cuchara de rancho. Por esta razón son escasas y poco diversas los materiales de botonería, hebillas, zapatería…

En segundo lugar, un segundo grupo compuesto de una mujer (GRUPO B) y uno o dos hombres con vestimenta no relacionada con encarcelados y que podría asociarse a zapatería femenina, botas o botines, camisa femenina con botones de pasta blanca, zapatería masculina de tipo corte inglés, chaleco con botonería y hebilla trasera, así como cinturón y/o correajes.

Desde el punto de vista documental situamos la fosa aparecida en el APR dentro del ambiente adocumental de las fosas clandestinas. De las líneas de investigación seguidas para el proceso de nuestra investigación, véase archivos, bibliografías, entrevistas, consulta en la red, control de foros en la red… terminamos por concluir a fecha de hoy la inexistencia de documentación e información que pueda vislumbrar la identidad de los fallecidos.

Zapatos femeninos.

De los datos paleo-geográficos con susceptibilidad de estudio desde la interpretación de fotografía aérea destacamos que el área donde se sitúa la fosa corresponde a una zona marginal del proyecto del sanatorio. Se trata de un espacio situado al norte del recinto, en las proximidades del muro perimetral y a cerca de 150 metros del proyectado Pabellón de Infecciones de Hombres que no se concluiría hasta 1947. Es en este punto cuando queremos llamar la atención sobre la solución de continuidad que observamos en el muro perimetral, en la zona donde cambia de dirección de NW a W.

Escasamente a estos 60 metros de la fosa clandestina aparece una apertura forzada en fotografía aérea de 1938. La razón parece encontrase en la necesidad de los carros de combate en acceder hacia el camino de Meco sin tener que utilizar la puerta principal. Esto supone que toda el área donde aparece la fosa del APR mantuvo una clara permeabilidad en esta zona, y que parece no vuelve a cerrarse hasta bien entrado 1939.

De igual forma, parece evidente como los últimos meses de la contienda los recorridos de personal interno han fijado las sendas de acceso a las trincheras, fosos y aspilleras con los que se ha ido fortificando El Manicomio. Así, parece claro que el emplazamiento de la fosa parece elegirse en un área alejada de los edificios construidos y al lado de uno de los caminos que se han ido creando los últimos meses de La República.

Años más tarde (1946) esta zona albergará uno de los picaderos de caballería y las sendas y permeabilidad del muro habrán desaparecido.

De lo dicho podemos concluir que como hipótesis de trabajo barajamos como origen de la fosa clandestina:

Que se trate de una fosa de represaliados del Partido Comunista y/o Agentes Soviéticos, hasta 8 de marzo de 1939.

A favor: la existencia constatada de agentes reflejada en la bibliografía que sobre Andreu Nin ya fue vertida en nuestro informe. La permeabilidad descrita en el muro perimetral en la zona de la fosa, ajusticiados con un único disparo y no fusilados. La falta de documentación.

 

En Contra: nos encontramos con un grupo A que muestra elementos relacionados con pertenecer a un campo de concentración o presidio. Que toda la documentación sobre este tipo de represaliados nos remite desde la Checa de San Felipe hacia lugares diferentes al Manicomio.

Que se trate de una fosa de represaliados del casadismo, del 12 de marzo al 28 de marzo de 1939.

A favor: la existencia constatada de 15000 presos en el campo de concentración casadista de El Manicomio. La existencia de grupos heterogéneos, la existencia de una mujer en el grupo B, ajusticiados con un único disparo y no fusilados. La falta de documentación sobre estos días.

 

En Contra: sin evidencias en contra.

Que se trate de una fosa de represaliados del franquismo, del 29 de marzo a 31 de diciembre de 1939.

A favor: Se hacen cargo del campo de concentración hasta finales de 1942. Inician una importante represión a nivel nacional.

 

En Contra: campo de concentración masculino, represión generalizada pero protocolizada desde el día 29 de marzo en infinidad de documentos, grupos heterogéneos.

A.R.G.

Comparte este artículo