Molino del Amor

El uso industrial del agua; el Molino del Amor en Montarrón

Las primeras noticias que conocemos sobre la existencia de molinos de agua en Montarrón nos llevan al Catastro del Marqués de la Ensenada de 1752, cuando en su respuesta decimoséptima se cita la existencia de dos molinos harineros, del Retamar y el de la Memoria o del Amor, así como una almazara.

“Dijeron que en este término hay dos molinos harineros, el uno pertenece a esta villa, que está donde llaman el Retamal de Arriba, situado el río de Henares, con dos piedras, y dan de renta un año con otros, setenta fanegas de trigo, que al precio de diez y siete reales cada una importan mil ciento y noventa reales de vellón.

 

El otro pertenece a la memoria que fundaron Andrés Sacristán y Elvira Sacristán, y al presente corre de cuenta de Esteban López, vecino de esta expresada villa y por el tiempo de veinte y ocho años, por estar arruinado, y haberlo reedificado de su cuenta y las quiebras mayores, y menores que tengan en dicho tiempo, y está donde llaman las huertas, es de cubo, y mulle con el agua del arroyo, y su renta se regula en quince fanegas de trigo en cada un año a causa de no moler más que la mitad del año por faltarle el agua.

 

Hay otro molino de aceite propio de doña María Martos y doña Andrea Iturralde vecinas de la villa de Cogolludo, y le consideran de renta en cada un año cincuenta reales de vellón, a causa de no haber que moler, y responden”.

Se trata de una fundación eclesiástica o capellanía “a la memoria que fundaron Andrés Martínez (Sacristán) y Elvira Sacristán” que sería administrada por los diferentes presbíteros de Montarrón desde su fundación en el siglo XVI. Lo rentado se trasladaba a la dote de 5000 maravedíes para el casamiento de una huérfana todos los años para la fiesta de la Pascua de Resurrección, por lo que fue conocido este molino como “del Amor”. Recuerda así los versos del Tirso de Molina:

“Al molino del amor
alegre la niña va
a moler sus esperanzas;
quiera Dios que vuelva en paz;
en la rueda de los celos
el amor muele su pan,
que desmenuzan la harina,
y la sacan candeal.”

De este molino, que durante la redacción del Catastro de Ensenada (1752) era gestionado por el capellán Mateo Sacristán, se dice:

 “Tiene un cubo con un molar, muele con el arroyo que baja de los cañamares de esta villa. Tiene dicho cubo 21 pies de hondo y el estanque tiene 15 pies de largo, se compone de un cuarto y cocina en alto, tiene 36 pies de frente y 21 de hondo

(…) el qual dicho molino no tenía más que el cárcavo, el cubo, que ninguno se acuerda, que haya molido de los antiguos y el dicho molino era de una memoria que al presente goza que se dice el Aniversario. Lo había dado Esteban López molinero, por tiempo de veinte años con condición que el suso dicho había dado hacer casa y vivienda, y todas las demás aderentes, que se quieren para un molino, y que al cabo del dicho tiempo le había dado corriente y moliente, lleva dicho molino dos años caído y entrado en tres, y el paraje donde se halla el dicho molino es donde llaman Las Huertas, linderos saliente un cerro con unas peñas grandes, y senda que va de esta villa al molino aceitero y por el norte y poniente con tierra de Memoria que se dice, y el arroyo que baja de esta villa a el río Henares y al medio día con tierra de mi capellanía que fundó Andrés Martínez”.

De aquí se desprende que el molino de la Memoria o del Amor se encontraba arruinado en 1728 cuando se hace cargo de él Esteban López, quien arrendaría el viejo molino por veinte años a cambio de ejecutar las obras necesarias para el funcionamiento de la molienda, incluida su propia vivienda. Esta obra, que todavía se puede recorrer entre ruinas en su emplazamiento original, sería devuelta al curato transcurridas las dos décadas.

IMG_3397

Nada desdeñable es conocer que este molino harinero generó una importante isla de riego que regaría las huertas del curato (“tierra de Memoria que se dice”) y las tablas de las huertas del concejo, para momentos después devolver el sobrante al arroyo. Por otro lado, el modelo de molino de cubo, tan típico en la zona, marcó la existencia de una balsa cañal al norte del molino que permitía el riego temporal a través de la fuerza que generaba la altura de caída del agua, así como la expresión del “molino del cubo” haría olvidar sus antiguos nombres y daría, por asociación, nombre al arroyo del que vivía: arroyo del Cubo.

De la almoceda del molino de la Memoria, del Amor, o del Cubo, de aquella servidumbre de cesión de agua de su cauce para riego, nada queda. Tan sólo los restos de las atarjeas de trascaz aparecidas durante la excavación de la tubería de abastecimiento Alcorlo – Mohernando, y las referencias que el catastro ha dejado como huella histórica.

ILD_4752

La bibliografía sobre el tema es escasa y presenta errores. Mientras unos sitúan este molino en el Río Aliendre, paralelo a la carretera de Cogolludo a Espinosa de Henares, otros lo colocan en el pk. 30 de la CM-101, cuando está en el 9’8 de esa misma vía (Castellote Herrero 2008; Medina del Cerro 2000-2001).

En 1863 el molino harinero de El Cubo era propiedad de don Julián del Olmo (AHPGu, Amillaramiento 1863), en funcionamiento en 1885 según el Nomenclátor. En la actualidad se conservan restos de un molino harinero. Las ruinas situadas en el margen izquierdo del arroyo nos muestran que contaba con dependencias ajenas. Los restos que se conservan parece que pertenecen al muro de entrada del cubo, de buena sillería y de salida de la cárcava (Medina del Cerro 2020-2001: 180). El acceso, con vano adintelado despiezado en dovelas es típico del siglo XVIII, y muestra la que debió de ser la obra de Esteban López. En el camino del puente, y a modo de pontonera de entrada a una finca del antiguo curato, se observa parte de una piedra de molino de solera.

A.R.G.

Castellote Herrero, E. (2008). «Molinos Harineros de Guadalajara». Sevilla.

Medina del Cerro, L. (2000-2001). «Molinos de Guadalajara»,  Cuadernos de Etnología de Guadalajara 32-33, Exma. Diputación de Guadalajara. Institución Provincial de Cultura “Marqués de Santillana”. Guadalajara: 155-247.

Comparte este artículo