Cobaleda Nicuesa

/
Ildefonso Ramírez González

Paisaje urbano del palacio de los Cobaleda Nicuesa

Se trata de un paisaje urbano ordenado por el desarrollo de la catedral y la fortificación que circundaba la ciudad desde época andalusí (que en esta zona pasaría por el mismo sagrario de la catedral) y donde estuvo hasta principios del siglo XVI la conocida como torre de Alcotón. Su descripción como poligonal y ochavada parece indicar su adscripción andalusí.

La muralla se dirigía luego con cierta inclinación en dirección sur, siguiendo por la manzana situada entre la calle Carrera de Jesús (conocida también como «del Juego de Pelota») y la calle del Obispo González.

Además, la muralla del arrabal de las Monjas, que sufrió más cruelmente el ataque nazarí de 1468, quizás partiría también de esta torre del Alcotón por la calle Almenas, girando hacia el sur y luego hacia el este y englobando parte de la calle Abades y las paralelas a esta hasta enlazar nuevamente con la muralla principal en las inmediaciones de la puerta de la Granada. Estas redundancias de cercas han hecho suponer a algunos autores la existencia de barbacanas (Chamorro 1973).

Se trataría de una cerca simple que en 1500 abriría un portillo (calle Portillo). Francisco de Escalona se refiere al «postigo viejo de la obra de la dha. Iglesia mayor que sale de la casa del arcediano de Úbeda a la parte del mediodía», afirmando que quizás sea el postigo de las cadenas que según S. Lázaro se configuraba con cierto carácter decorativo y que sería construido tras el derribo de la torre del Alcotón en 1555, junto a las casas consistoriales que tocaban a la vieja iglesia tardo-gótica.
Anterior a la denominada muralla del arrabal de las Monjas y continuando hacia el sur, entre las calles Pilarillos y Abades, se fundó el convento de Santa Clara. La razzia de 1368 lo destruyó y posteriormente fue la base del urbanismo de las grandes casas solariegas jienenses.
El palacio en estudio perteneció a los Cobaleda Nicuesa, familia de prohombres en la Edad Moderna, entre los que cabe destacar el maestre de campo Cristóbal de Cobaleda Nicuesa, que luchó en las guerras de Italia, Francia y Alemania en época de Carlos V y Felipe II, y que falleció en su cautiverio de Argel.

Su hijo, el capitán Pedro de Cobaleda Nicuesa, fue caballero de Santiago, y Cristóbal de Cobaleda fue quien, en 1569, mandó labrar unas casas principales en la parroquia de San Ildefonso. La demora en su proyecto terminaría con una obra dentro del barroquismo postmanierista andaluz de los primeros años del siglo XVII.
Años más tarde, ya en 1701, las varonías continuaron con las reformas del palacio, incluyendo el gusto de la época con características del barroco sevillano, como la construcción del rico oratorio de la casa.

Ildefonso Ramírez González

Chamorro Lozano, J. (1973). Guía Artística y Monumental de la Ciudad de Jaén. Jaén: Instituto de Estudios Giennenses.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2020 grupo365arqueología
Todos los derechos reservados.
Dirección
Grupo 365 Arqueología
Av. de Buendía #11
CEEI Guadalajara. Oficina 22.
19005, Guadalajara.