Nuevas tecnologías

/
Jesús Molina Rodríguez

Nuevas tecnologías aplicadas a la didáctica del patrimonio

Las nuevas tecnologías han irrumpido en la sociedad actual modificando muchas de sus costumbres y hábitos y una de sus más radicales incursiones ha tenido lugar en el campo de la visión. En nuestra época el conocimiento se vuelve cada vez más óptico y menos textual e incluso la gestión compleja de los datos (texto) está tendiendo a realizarse visualmente (GIS, GeographicalInformationSystem) por la claridad que el ejercicio visual proporciona a los conceptos complejos. «Es absolutamente necesario realizar no sólo vistas de ruinas antiguas, sino también iconografía, planos de planta –y dibujos ortométricos- alzados, que ayuden a su restauración». Rafael Sanzio (1483-1520) La riqueza patrimonial y su conservación se deben traducir en actividades que garanticen un fácil acceso a los bienes culturales para los ciudadanos. Solo mediante el conocimiento y la valoración de esta herencia cultural podemos ayudar a la conservación diaria de esos bienes, al fomento de conductas responsables hacia los mismos y al compromiso social que respalde su tutela. La aplicación de las nuevas tecnologías al patrimonio histórico tiene diversas posibilidades, tanto para bienes muebles como para bienes inmuebles, lo que nos permite recrear su aspecto original con la ayuda decisiva de la visualización 3D de las obras que se analizan con fines científicos, pedagógicos o de divulgación.

Con un amplio potencial, la restauración virtual constituye un apoyo de las actividades de recuperación del patrimonio arquitectónico y arqueológico en lo que se refiere a edificaciones y objetos de elevada importancia histórica. Así, es posible visualizar tridimensionalmente y de manera realista el aspecto inicial de las construcciones del pasado que, por causa de la acción de los agentes ambientales o por anomalías diversas, perdieron su geometría primitiva, permitiéndonos crear un soporte documental único, de gran fidelidad y rigor técnico, que contribuye a la comprensión más profunda del contexto histórico del objeto cultural. Son muchas las áreas destinatarias de esta tecnología: museología, arquitectura, arqueología, empresas de rehabilitación, instituciones de enseñanza pública y privada y centros de investigación aplicada. Dichas entidades añaden de este modo una nueva perspectiva a los estudios y conclusiones alcanzadas. Y es que el verdadero fin de todo investigador es dar a conocer sus resultados y, aunque sea necesario someterse a la desnudez de la difusión, es ahora cuando estamos más cerca del cumplimiento de los objetivos para los cuales se nos financia la investigación.

Jesús Molina Rodríguez.


Gómez Robles, L. & Quirosa, V. (2008). La restauración virtual: teoría y práctica. En Revista de la Asociación Aragonesa de Críticos de Arte, 3. Zaragoza.
Fernández Ruiz, J. (2000). El renacimiento del Patrimonio a través del Dibujo Digital. En Actas del Congreso El dibujo del fin del Milenio. Granada: Universidad de Granada.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2020 grupo365arqueología
Todos los derechos reservados.
Dirección
Grupo 365 Arqueología
Av. de Buendía #11
CEEI Guadalajara. Oficina 22.
19005, Guadalajara.